Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: La Santísima Trinidad (A) (Domingo siguiente a Pentecostés)

Texto del Evangelio (Jn 3,16-18): Dijo Jesús a Nicodemo: «Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna». En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: «Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. El que cree en Él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios».

Hoy, san Juan nos habla del amor infinito de Dios. Tanto nos ama que ha enviado al mundo a su eterno Hijo, y nos ha desvelado su propia "intimidad familiar". Ahora sabemos que Dios no es un ser solitario; Él mismo es Tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

—¡Qué misterio tan grande y tan precioso!: Tres Personas en un único Dios. Porque… si no fuera “Tres”, ¿cómo podría ser Amor? (para amar se necesita, por lo menos, “Otro” más).