Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: La Santísima Trinidad (A) (Domingo siguiente a Pentecostés)

Texto del Evangelio (Jn 3,16-18): Dijo Jesús a Nicodemo: «Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna». En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: «Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él. El que cree en Él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy, san Juan nos habla del amor infinito de Dios. Tanto nos ama que ha enviado al mundo a su eterno Hijo, y nos ha desvelado su propia "intimidad familiar". Ahora sabemos que Dios no es un ser solitario; Él mismo es Tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

—¡Qué misterio tan grande y tan precioso!: Tres Personas en un único Dios. Porque… si no fuera “Tres”, ¿cómo podría ser Amor? (para amar se necesita, por lo menos, “Otro” más).