Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Última newsletter: Inauguramos la edición en chino
Ver otros días:

Día litúrgico: Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús (C)

Texto del Evangelio (Lc 15,3-7): «¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra?». En aquel tiempo, Jesús dijo esta parábola a los fariseos y maestros de la Ley: «¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, contento, la pone sobre sus hombros; y llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos, y les dice: ‘Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido’. Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no tengan necesidad de conversión».

Ilustración: P. Lluís Raventós Artés

Hoy nos imaginamos el Corazón de Jesús: había un pequeño cordero revoltoso, llamado Bel. Frecuentemente se escondía para escuchar la voz del pastor, que lo llamaba por su nombre: ¡Bel, Bel! Un día Bel se perdió de verdad. El pastor lo buscó con ansia. Hasta última hora no lo encontró, al borde de un precipicio lleno de espinos. —Bel, ¿qué haces aquí? ¡Ven! Lleno rasguños, el pastor silbaba contentísimo y regresó con Bel a casa.

—Jesús, tú eres mi pastor. Nunca permitas que me aparte de ti.