Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Miércoles XVII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 13,44-46): «También es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas, y que, al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra». En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente: «El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel.

»También es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas, y que, al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra».

Ilustración: P. Lluís Raventós Artés

Hoy tenemos otra imagen del Reino de los Cielos: la perla fina. Lo de “perla fina” suena a algo muy apreciado. En este caso, Jesús añade de «gran valor». Es decir, ahí hay mucho “valor añadido” (como se diría en el mundo de la empresa).

—No hay que vivir en las nubes sin mirar a la tierra (porque tropezaríamos), sino de no olvidarse del cielo (para no perderse). ¿De verdad el Cielo es tu “valor añadido”?