Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Jueves XVII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 13,47-53): Jesús dijo a la gente: «Todo escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de una casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo». En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente: «También es semejante el Reino de los Cielos a una red que se echa en el mar y recoge peces de todas clases; y cuando está llena, la sacan a la orilla, se sientan, y recogen en cestos los buenos y tiran los malos. Así sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Habéis entendido todo esto?» Dícenle: «Sí». Y Él les dijo: «Así, todo escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de una casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo». Y sucedió que, cuando acabó Jesús estas parábolas, partió de allí.

Ilustración: P. Lluís Raventós Artés

Hoy Jesús rompe esquemas. ¿Quién ha dicho que la fe y la religión son cosas anticuadas e, incluso, aburridas? Desde hace tres siglos, en Occidente especialmente, ha habido una manada de “listillos” que lo ha repetido incansablemente. Y Jesús, ¿qué dice? Que quien busca el Reino de los Cielos no tiene tiempo para aburrirse: ¡nunca agotaremos la riqueza del Evangelio!

—Todos esos falsos profetas van desapareciendo. ¡La Iglesia no! ¡Siempre joven! ¡Y…, tú también, procura no desaparecer!