Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Domingo XX (C) del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 12,49-53): Jesús dijo a sus discípulos: «He venido a encender fuego en el mundo, ¡y cómo querría que ya estuviera ardiendo! Tengo que pasar por una terrible prueba ¡y cómo he de sufrir hasta que haya terminado! En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «He venido a encender fuego en el mundo, ¡y cómo querría que ya estuviera ardiendo! Tengo que pasar por una terrible prueba ¡y cómo he de sufrir hasta que haya terminado! ¿Creéis que he venido a traer paz a la tierra? Pues os digo que no, sino división. Porque, de ahora en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres. El padre estará contra su hijo y el hijo contra su padre; la madre contra su hija y la hija contra su madre; la suegra contra su nuera y la nuera contra su suegra».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy, en las palabras de Jesucristo leemos las ansias con que el Corazón de Dios desea salvar a la humanidad. Podríamos decir que a Cristo le “hierve” la sangre por su “impaciencia” (gran deseo) de consumar la obra de la salvación en la Cruz.

—«¿Creéis que he venido a traer paz a la tierra? Pues os digo que no, sino división», añade el Señor. ¡Palabras enérgicas! Quizá porque ante un Amor tan grande no caben “medias tintas”.