Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Martes XXX del tiempo Ordinario

Texto del Evangelio (Lc 13,18-21): Jesús decía: «¿A qué es semejante el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Es semejante a un grano de mostaza (…)». En aquel tiempo, Jesús decía: «¿A qué es semejante el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé? Es semejante a un grano de mostaza, que tomó un hombre y lo puso en su jardín, y creció hasta hacerse árbol, y las aves del cielo anidaron en sus ramas». Dijo también: «¿A qué compararé el Reino de Dios? Es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo».

Ilustración: P. Lluís Raventós Artés

Hoy Jesús nos descubre parte de la “psicología” de Dios. Todo se resume en el “grano de mostaza”. Es la más pequeña de todas las semillas (minúscula, casi invisible), pero cuando echa raíces y crece llega a ser un arbusto capaz de dar sombra a todos. Y crece paso a paso, sin hacer ruido. Eso suena raro porque los hombres tendemos a “mucho ruido, poca chicha”. Sin embargo, el Dios “silencioso”, el Dios “escondido” actúa como la semilla…

—Santa María, joven, desconocida, de un pueblo menos conocido todavía… «Me llamarán bienaventurada todas las generaciones»: Lourdes, Fátima… Todos —Ella y sus escogidos— pequeños, insignificantes, ¡pero vaya revuelo de santidad! Así actúa Dios.