Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Martes VI del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mc 8,14-21): Jesús les hacía esta advertencia: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes». Ellos hablaban entre sí que no tenían panes... En aquel tiempo, los discípulos se habían olvidado de tomar panes, y no llevaban consigo en la barca más que un pan. Jesús les hacía esta advertencia: «Abrid los ojos y guardaos de la levadura de los fariseos y de la levadura de Herodes». Ellos hablaban entre sí que no tenían panes. Dándose cuenta, les dice: «¿Por qué estáis hablando de que no tenéis panes? ¿Aún no comprendéis ni entendéis? ¿Es que tenéis la mente embotada? ¿Teniendo ojos no veis y teniendo oídos no oís? ¿No os acordáis de cuando partí los cinco panes para los cinco mil? ¿Cuántos canastos llenos de trozos recogisteis?». «Doce», le dicen. «Y cuando partí los siete entre los cuatro mil, ¿cuántas espuertas llenas de trozos recogisteis?» Le dicen: «Siete». Y continuó: «¿Aún no entendéis?».

Ilustración: Francesc Badia

Hoy algunos discípulos embarcan con Jesús. Se habían olvidado de tomar panes para la travesía. Cuando Jesús les previene de la “levadura” (del peligro) de los fariseos, se piensan que el Señor les regaña por el olvido de las provisiones del viaje.

—El Maestro nos invita a preocuparnos menos por los panes (teléfono, zapatillas…) y atender más al “pan de la Verdad”, sin dejarnos engañar por los señuelos baratos de la vida que embotan nuestro corazón.