Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

El Evangelio de hoy
para la familia

Evangelio de hoy + imagen + catequesis

Viernes IX del tiempo ordinario

Descargar
Texto del Evangelio (Mc 12,35-37): «David mismo dijo, movido por el Espíritu Santo: ‘Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies’. El mismo David le llama Señor; ¿cómo entonces puede ser hijo suyo?». En aquel tiempo, Jesús, tomando la palabra, decía mientras enseñaba en el Templo: «¿Cómo dicen los escribas que el Cristo es hijo de David? David mismo dijo, movido por el Espíritu Santo: ‘Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies’. El mismo David le llama Señor; ¿cómo entonces puede ser hijo suyo?». La muchedumbre le oía con agrado.

Ilustración: Francesc Badia

Hoy Jesús está recordando unas palabras proféticas que había pronunciado el Rey David 1.000 años antes. La escena es muy solemne: Jesucristo se aplica a sí mismo el título de “Hijo de David”. Los judíos sabían que el Salvador sería un descendiente de David. Pero en Jesús hay mucho más: Él es, sobre todo, el Hijo de Dios, el que está eternamente con el Padre.

—Es cierto que san José y la Virgen María descendían de David. Pero María es “la Virgen” porque quien engendró a Jesús en sus entrañas fue el Espíritu Santo. Y, porque viene del Padre, Jesús es el “verdadero David” que puede guiarnos al cielo. ¡Así son los caminos de Dios!

La nueva web de evangeli.net ya está disponible. Esperamos que la distribución de los contenidos y las nuevas funcionalidades faciliten la lectura y meditación del Evangelio y su comentario.