Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: 5 de Junio: San Bonifacio, obispo y mártir

Texto del Evangelio (Jn 10,11-16): En aquel tiempo, Jesús habló así: «Yo soy el buen pastor». En aquel tiempo, Jesús habló así: «Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas. Pero el asalariado, que no es pastor, a quien no pertenecen las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye, y el lobo hace presa en ellas y las dispersa, porque es asalariado y no le importan nada las ovejas. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas y las mías me conocen a mí, como me conoce el Padre y yo conozco a mi Padre y doy mi vida por las ovejas».

Hoy, la Iglesia celebra la memoria de san Bonifacio, un gran evangelizador recordado como el “apóstol de los germanos”. Winfrido —así fue bautizado— nació en Wessex (Gran Bretaña). Entró muy joven en un monasterio. Al ser ordenado (30 años) se sintió llamado al apostolado entre los paganos del Continente europeo. Los comienzos no fueron fáciles. El Papa Gregorio II lo animó y, más tarde, lo consagró obispo. A sus 80 años, cuando un día iba a celebrar misa, fue asesinado por un grupo de paganos.

—Bonifacio nos ha dejado un ejemplo maravilloso de aprecio por la Palabra de Dios, amor a la Iglesia y entusiamo por la cultura humana, que es inseparable de la fe.