Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

El Evangelio de hoy
para la familia

Evangelio de hoy + imagen + catequesis

28 de Agosto: San Agustín, obispo y doctor de la Iglesia

Descargar
Texto del Evangelio (Mt 23,8-12): En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Vosotros no os dejéis llamar “Rabbí”, porque uno solo es vuestro Maestro (…)». En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Vosotros no os dejéis llamar “Rabbí”, porque uno solo es vuestro Maestro; y vosotros sois todos hermanos. Ni llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar “Directores”, porque uno solo es vuestro Director: el Cristo. El mayor entre vosotros será vuestro servidor. Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy celebramos a san Agustín de Hipona, el obispo y escritor más grande de la Iglesia de Occidente en la antigüedad. Estudió retórica (arte de hablar) y filosofía. Durante su inquieta juventud perdió su fe, pero nunca dejó de buscar apasionadamente la verdad. Viajó a Roma y Milán. Las oraciones y lágrimas de su madre —santa Mónica— y la santidad del obispo de Milán —san Ambrosio— le convencieron de que la Verdad es Jesucristo. Entonces aceptó recibir el bautismo. Después, cuando regresó a Cartago, recibió la ordenación sacerdotal y, un poco más tarde, fue consagrado como obispo de Hipona. Agustín fue un hombre rezador y de profundo pensamiento. Escribió muchísimo y fue muy servicial ocupándose de su “rebaño”.

—Así rezaba Agustín: “Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti”.