Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Lunes XVII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 13,31-35): «El Reino de los Cielos es semejante a un grano de mostaza (…). El Reino de los Cielos es semejante a la levadura (…)».

El tiempo de Jesús es el de la siembra y la semilla

REDACCIÓN evangeli.net (elaborado a partir de textos de Benedicto XVI)
(Città del Vaticano, Vaticano)

Hoy, Jesús nos dice que los caminos de Dios nunca conducen a rápidos resultados. De hecho, de entrada, Jesucristo fue a parar a la cruz. Hasta sus discípulos le hacían preguntas parecidas: —¿Qué pasa?, ¿por qué no nos siguen?, y entonces Él les respondía con las parábolas del grano de mostaza o de la levadura, para que comprendieran que la medida que utiliza Dios no es la estadística.

Sin embargo, lo que aconteció con el grano de mostaza y un poco de levadura fue algo enormemente importante y decisivo, aunque ellos entonces no lo podían ver. Para conocer los resultados en estas cuestiones hay que olvidarse totalmente de las proporciones cuantitativas. El cristianismo no es un negocio que se contabilice haciendo cálculos del tipo "estamos vendiendo mucho", "tenemos una buena política de ventas"…

—Nosotros prestamos un servicio que después ponemos en manos del Señor. El tiempo de Jesús, el tiempo de los discípulos, es el de la siembra y la semilla: es promesa ya presente en el hoy.