Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Master·evangeli.net

Evangelio de hoy + breve explicación teológica

Domingo XXIV (C) del tiempo ordinario

Descargar
Texto del Evangelio (Lc 15,1-32): En aquel tiempo, todos los publicanos y los pecadores se acercaban a Él para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Éste acoge a los pecadores y come con ellos». Entonces les dijo esta parábola: «¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra? (…)».

Cristo restaura la creación. El apóstol debe “salir” a dar la Buena Noticia

REDACCIÓN evangeli.net (elaborado a partir de textos del Papa Francisco) (Città del Vaticano, Vaticano)

Hoy tenemos que salir a contar que, desde hace dos mil años, hay un Hombre que quiere reeditar el paraíso terrenal, y vino para eso. Jesús viene a restaurar, a re-crear: “Dios que tan admirablemente creaste todas las cosas, y más admirablemente las recreaste…”.

Los tiempos nos urgen. No tenemos derecho a quedarnos acariciándonos el alma, a quedarnos encerrados en nuestra vida… No tenemos derecho a estar tranquilos. Tenemos que salir de nuestra cáscara y contar a la gente que Jesús vive, y que vive para él, para ella, para nosotros, y decírselo con alegría… aunque uno a veces parezca un poco loco. El mensaje del Evangelio es locura, dice san Pablo. Tenemos que ir a sembrar esperanza, tenemos que salir a buscar.

—Lo primero que hizo la Virgen María, cuando recibió la Buena Noticia en su seno, fue salir corriendo a prestar un servicio. Salgamos corriendo a prestar el servicio de que creemos en la Buena Noticia: la Buena Noticia de Cristo ayer, hoy y siempre.

Mons. José Angel Saiz Meneses (hasta ahora obispo de Terrassa) fue el primer obispo que aceptó colaborar con evangeli.net. Acaba de ser promovido como Arzobispo de Sevilla. El comentario del próximo domingo (“Domingo del Buen Pastor”) fue redactado precisamente por Mons. Saiz.

Si quieres leerlo, clica aquí