Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Master·evangeli.net

Evangelio de hoy + breve explicación teológica

Martes IV de Pascua

Descargar
Texto del Evangelio (Jn 10,22-30): (…) Jesús se paseaba por el Templo, en el pórtico de Salomón. Le rodearon los judíos, y le decían: «¿Hasta cuándo vas a tenernos en vilo? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente». Jesús les respondió: «Ya os lo he dicho, pero no me creéis. Las obras que hago en nombre de mi Padre son las que dan testimonio de mí (…). Yo y el Padre somos uno».

Dios Hijo

Rev. D. Antoni CAROL i Hostench (Sant Cugat del Vallès, Barcelona, España)

Hoy Jesucristo se nos presenta con la afirmación más atrevida de todos los tiempos: Él y el Padre son uno. Se revela como Dios y como el Hijo del Padre-Dios. Nunca ningún líder religioso había esgrimido tal pretensión. Pero Jesús hace "obras" que sólo Dios puede realizar: actúa y habla como Dios. Su "obra" definitiva fue su resurrección por su propio poder.

Es realmente Hijo: es Alguien viviente que procede de otro Viviente (el Padre), en igualdad de naturaleza (divina). Es pura Filiación-Infinita: se distingue del Padre (por ser Hijo) y se identifica plenamente con el Padre (porque es Infinito). Es Imagen perfectísima del Padre, pues Éste —como Ser consciente— se conoce y tiene una Imagen de Sí. También cada hombre tiene una imagen de sí mismo, pero en Dios es una Imagen infinitamente perfecta, tanto que es una Persona divina: el Hijo que procede del Padre por una "generación" intelectual.

—Dios mío, ¡me rindo ante tu infinita belleza!

La nueva web de evangeli.net ya está disponible. Esperamos que la distribución de los contenidos y las nuevas funcionalidades faciliten la lectura y meditación del Evangelio y su comentario.