Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Martes V de Cuaresma

Texto del Evangelio (Jn 8,21-30): En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos:«Yo me voy y vosotros me buscaréis (…). Adonde yo voy, vosotros no podéis ir». Los judíos se decían: «¿Es que se va a suicidar, pues dice: ‘Adonde yo voy, vosotros no podéis ir’?» (…).

Les hablaba del Padre. Les dijo, pues, Jesús: «Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy, y que no hago nada por mi propia cuenta; sino que, lo que el Padre me ha enseñado, eso es lo que hablo (…)». Al hablar así, muchos creyeron en Él.

El "irse" de Jesús (acerca del martirio)

REDACCIÓN evangeli.net (elaborado a partir de textos de Benedicto XVI)
(Città del Vaticano, Vaticano)

Hoy, Jesús anuncia su "marcharse", en misteriosa alusión a su "martirio". Según Juan, Jesús habló en dos ocasiones de su "irse" donde los judíos no podían ir (cf. 7,34ss; 8,21s). Quienes lo escuchaban trataron de adivinar el sentido de esto. En un caso dijeron: "¿Se irá a los que viven dispersos entre los griegos…?" (7,35). En otro: "¿Será que va a suicidarse?" (8,22). En ambas suposiciones se barrunta algo verdadero, pero fallan radicalmente en la verdad fundamental.

Su "irse" es un ir a la muerte, no como suicidio, sino transformando su muerte violenta en la libre entrega de su propia vida (cf. 10,18). Así es como Jesús, aunque no fue personalmente a Grecia, ha llegado efectivamente a los griegos y ha manifestado el Padre al mundo pagano mediante la cruz y la resurrección.

—"¿Por qué no puedo acompañarte ahora? Daré mi vida por ti…". "Me acompañarás más tarde…": Simón Pedro tenía que aprender que el martirio no es un simple acto heroico, sino un don gratuito de Dios.