Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Sábado XIX del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 19,13-15): Le presentaron a Jesús unos niños para que les impusiera las manos y orase; pero los discípulos les reñían. Mas Jesús les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos». En aquel tiempo, le presentaron a Jesús unos niños para que les impusiera las manos y orase; pero los discípulos les reñían. Mas Jesús les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos». Y, después de imponerles las manos, se fue de allí.

Hoy Jesús muestra su amor especial para los niños. Ellos son “pobres” de edad, de experiencia, de conocimiento… Por tanto, hay que atenderles con particular amor. En realidad, todos debemos hacernos como niños en la presencia de Dios. En cuanto nos hacemos un poco “mayores” ya nadie puede decirnos nada porque no escuchamos a nadie.

—Ante Dios, ¿cómo no vamos a escuchar? Lo más genuino del cristianismo es, precisamente, escuchar la voz de Dios.