Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Lunes II de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 3,1-8): Había entre los fariseos un hombre llamado Nicodemo, magistrado judío. Fue éste donde Jesús de noche y le dijo: «Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede realizar las señales que tú realizas si Dios no está con él». Jesús le respondió: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios (...)».

El Bautismo

Rev. D. Joaquim MESEGUER García
(Sant Quirze del Vallès, Barcelona, España)

Hoy, Nicodemo, un fariseo y maestro importante judío visita a Jesucristo de noche para no verse comprometido. Siente curiosidad y admiración por Jesús y desea saber más sobre su enseñanza. Cristo se la resume diciendo que es necesario nacer de Dios a una vida nueva.

Este nuevo nacimiento tiene lugar por el agua y el Espíritu, es decir, por el Bautismo. A través del baño bautismal somos incorporados a la muerte y resurrección de Cristo para empezar a vivir ya en este mundo una vida nueva que será eterna, y se nos da el espíritu de hijos de Dios.

—Señor y Dios mío, tú has enviado a tu Hijo Jesucristo para dar su vida por nosotros. Al ser bautizado en su muerte y resurrección haz que siempre quiera vivir de acuerdo con la vida nueva que he recibido y sea testimonio de tu verdad en el mundo. En el nombre de Jesús. Amén.