Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Contemplar el Evangelio de hoy

Evangelio de hoy + homilia (de 300 palabras)

8 de Agosto: San Domingo de Guzmán, presbítero (1170-1221)

Podcast Descargar
Texto del Evangelio (Lc 9,57-62): En aquel tiempo, mientras iban caminando, uno le dijo: «Te seguiré adondequiera que vayas». Jesús le dijo: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza». A otro dijo: «Sígueme». El respondió: «Déjame ir primero a enterrar a mi padre». Le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios». También otro le dijo: «Te seguiré, Señor; pero déjame antes despedirme de los de mi casa». Le dijo Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios».

«El Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza»

Rev. D. Joaquim MESEGUER García (Rubí, Barcelona, España)

Hoy contemplamos como las recomendaciones de Jesús se realizaron en santo Domingo de Guzmán. Hijo de una acomodada familia castellana que asentó las bases de su fe profunda, tuvo un gran deseo de llevar una intensa vida cristiana, por lo cual ingresó en la comunidad de los canónigos regulares de Osma. Cuando acompañaba a su obispo a una misión en Dinamarca y en Roma, descubrió los estragos que las herejías de cátaros y albigenses hacían entre el pueblo de Dios, y vio clara la vocación a la que Dios le llamaba: el estudio y profundización de la Filosofía, la Teología y la Sagrada escritura para poderse dedicar a la predicación a los herejes y al pueblo, para convencer e ilustrar la fe de unos y otros. Así, fundó en Toulouse una nueva forma de orden religioso en el que tienen un gran papel tanto el estudio como la pobreza: es la Orden de Predicadores, conocida también con el nombre de Dominicos.

En Domingo y sus seguidores se cumple lo que dice Jesús: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza» (Lc 9,58), porque la itinerancia caracterizará la vida de la nueva orden, dado que los frailes no quedarán recluidos en un monasterio, sino que podrán ser trasladados a otros conventos según las necesidades. «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios» (Lc 9,62). Mirando siempre hacia delante, Domingo no se durmió en la añoranza de dulces épocas pasadas.

Conforme a lo que explican los escritos de la historia de la Orden de Predicadores, el ideal de Domingo fue éste: «Hablaba con Dios o de Dios». Muy buena lección para cualquier cristiano.

La nueva web de evangeli.net ya está disponible. Esperamos que la distribución de los contenidos y las nuevas funcionalidades faciliten la lectura y meditación del Evangelio y su comentario.